Problemas con internet en las clases online

Uno de los problemas al que nos enfrentamos los profesores online es el de la calidad de la conexión de Internet. Este asunto, además de generar numerosos quebraderos de cabeza, proporciona un estado de frustración gigantesco porque las clases no fluyen como deberían y tanto el profesor como el alumno pueden terminar muy irritados sin que sea (necesariamente) culpa de ninguno de ellos.

Así pues, aquí tienes unas pequeñas informaciones, más o menos técnicas, que espero que te sirvan en el futuro cuando la conexión no esté todo lo bien que debería.

Qué velocidad es buena para dar clase

Antes de nada, déjame explicarte que aunque en realidad los proveedores suelen informarnos sobre una velocidad de internet, en realidad son dos las que podemos conocer: la velocidad de bajada o download y la de subida o upload.

Para los legos en la materia, la velocidad de bajada es aquella a la que llegan datos a nuestro dispositivo. Mientras que la de subida es la velocidad a la cual los datos salen de nuestro ordenador hacia internet. Por ejemplo, cuando estamos en una llamada con Skype, nosotros mandamos nuestra imagen en vídeo al alumno, ese vídeo será trasmitido con la velocidad de subida. Sin embargo, la imagen de vídeo que nos llega de nuestro alumno, lo hará a velocidad de bajada.

La velocidad de download es casi siempre mayor que la de upload y en ciertos casos, exageradamente más rápida.

Dicho esto, para tener una buena clase, sin problemas de internet, la velocidad variará dependiendo de la calidad de nuestra cámara sobre todo.

Velocidad de bajada

Con 1 Mbs de velocidad es suficiente para recibir una imagen de vídeo normal y buen sonido. Si la cámara de tu alumno es buena (HD, por ejemplo), es mejor tener algo más de velocidad. Si solo vais a usar el audio, incluso con 0.5 Mbs se puede hacer una llamada sin grandes problemas.

Velocidad de subida

Igual que con la velocidad de bajada, con 1 Mbs es suficiente velocidad para enviar la imagen de tu cámara con buena calidad. Pero, no es tan fácil ni ta común tener estas velocidades de upload. Como comentaré más tarde, esto depende entre otras cosas de si tu internet es ADSL o de fibra óptica.

De todas formas, si no tienes las velocidades que te consejo, es posible que también puedas realizar las videoconferencias. Hay más factores a tener en cuenta que la velocidad, pero que no voy a explicar aquí por ser demasiado técnicos.

Como curiosidad te diré que todo lo que pase los 4 o 5 Mbs, no sirve para mucho, ya que nada de lo que usemos para nuestras clases va a necesitar tanta velocidad. De hecho, si el alumno tiene una mala conexión, no te servirá de mucho tener tú la mejor conexión del mundo.

¿Cómo medir la velocidad?

Hay muchos programas y páginas que te permiten hacer esta medición. Seguramente la forma más popular es a través de la página www.speedtest.net. Si no sabes usarla te remito a este miniartículo que escribí sobre ello.

¿Cualquier lugar de la casa es bueno para dar clase?

En lo que respecta a la comodidad o la tranquilidad, tú eliges el lugar. Pero, si hablamos de la calidad de conexión, eso ya es otro tema. Daniela Fries lo explica muy bien en este artículo (en inglés) hablando de la calidad de Internet cuando estás viajando o eres nómada. Te “súper aconsejo” leer el artículo, pero déjame que te comente una de las cosas que escribe.

Si estás usando wifi, puedes ir con tu ordenador a cualquier lado de la casa, pero como bien sabes, cuanto más lejos del router estés, peor conexión tendrás. Esto es bastante lógico y todo el mundo lo tiene en cuenta. Sin embargo, a menudo olvidamos que las ondas que emite un router no atraviesan todos los materiales con igual facilidad. Por ejemplo, la madera es fácil de atravesar, pero no lo son los azulejos o cierto tipo de vidrios. Igualmente, los electrodomésticos pueden ser una barrera molesta para las ondas del wifi. Así pues, si tenemos una cocina o un baño entre el router y nuestro ordenador la conexión será mucho peor que si tenemos en medio un armario de madera y una pared. Piénsalo bien antes de fijar el router en un punto de la casa o antes de escoger la ubicación de tu escritorio. Si no puedes evitar una mala ubicación, siempre puedes comprar un repetidor de señal.

Interferencias

Como he dicho antes, ciertos electrodomésticos pueden provocar interferencias en nuestra calidad de conexión, pero no son los únicos. Otras redes de telefonía o wifi también pueden resultar molestas.

Por lo menos, para averiguar cómo de rodeado estas por otras redes wifi y así poder evitarlas en lo posible, tienes una aplicación muy simple y muy gráfica: Wifi Analyzer (para Android). Desconozco si existe alguna similar gratuita para iOS. Pagando parece que hay alguna.

Este tipo de aplicaciones también te servirán para saber desde que lugar de la casa tendrás la mejor conexión.

Demasiada actividad

Sí, ya sé que muchos tenemos el virus llamado “me encanta tener 1000 aplicaciones o pestañas del navegador abiertas al mismo tiempo”, pero a la hora de la verdad, cuando vamos a usar Skype para una llamada, esto no es bueno. Si sueles tener problemas de estabilidad con la conexión, a menudo se resuelven cerrando todas las aplicaciones que tengas abiertas y no vayas a usar durante la clase.

Especialmente crueles a la hora de destrozar una buena conexión son las aplicaciones que hacen copias de seguridad sin avisar, programas como BitTorrent, actualizaciones de nuestro ordenador que comienzan a bajar archivos sin decirte nada, juegos que usan Flash o subida de archivos a otra página (por ejemplo a Dropbox).

ADSL contra fibra óptica

Si tu conexión es de fibra óptica, felicidades. Tienes muchas menos posibilidades de tener problemas con Internet (al menos por tu parte, claro, los de tu alumno son otra cosa). La fibra óptica tiene velocidades de subida mucho mayores (en general son parecidas a las de bajada) y cuando las compañías te ofrecen 30 Mbs, seguramente obtengas esa velocidad o un poco menos. Mientras que con ADSL, en más de un país no solo no cumplen con la velocidad que ofrecen, sino que solo te aseguran el 10% de dicha velocidad máxima (depende del lugar, de todas formas).

Con cable, sin wifi

Uno de los problemas de tener una mala conexión es el propio wifi. Si el router no está funcionando bien a la hora de emitir las ondas, puedes probar a conectar tu ordenador por cable a dicho router. Siempre vas a tener una velocidad mejor y, a veces, te resolverá todos los problemas de golpe.

Cuando la imagen está granulada

En caso de que la imagen te llegue granulada o pixelada, se puede deber a que la velocidad de subida de tu alumno es mala o que sea problema de tu velocidad de bajada. Skype intenta adaptar la calidad de imagen a los problemas que vaya encontrando. Pero, en general, lo hace sin mucho éxito. En estos casos, es mejor cambiar de aplicación y usar Hangouts de Google o la que ya he mencionado en algún artículo, appear.in.

Cuando el sonido se entrecorta

Si el afectado es el sonido y tienes la cámara encendida, lo primero que tenéis que hacer, tanto tu alumno como tú, es apagarla. El audio necesita muy poca velocidad para llegar en buenas condiciones y por tanto una conexión muy básica es suficiente. Sin aún sin las cámaras el sonido continúa mal, prueba a cerrar toda las aplicaciones que puedas. Si aún está mal, sinceramente, es mejor que vayas pensando en posponer la clase para otro día.

Cuando se desconecta cada poco (estabilidad de la conexión)

Cuando percibes que pierdes la conexión de Internet cada pocos minutos el problema puede ser imposible de encontrar. Algunas de las razones pueden ser un cable en mal estado (el que va entre el router y la pared), un router defectuoso, una compañía de Internet que te ofrece el oro y el moro pero solo te sirve migajas (esto suele ser bastante habitual) o el mal tiempo (sí, dependiendo como sea la instalación externa de la compañía telefónica, una simple lluvia puede producir este efecto). ¿Consejo? Habla con tu proveedor, infelizmente no se puede hacer mucho más.

Cambiar el canal del wifi

Para los profesores más atrevidos y tecnológicos este consejo, a veces, les puede salvar la vida. En la mayoría de los países el wifi puede ser emitido por 12 o 14 canales (como si fueran canales de televisión). La mayoría de los routers están programados para elegir el canal que consideran oportuno en cada momento. Por alguna razón que desconozco, muchas veces la selección no es buena y es mejor decirle al router manualmente qué canal usar. No te puedo contar cómo hacer esto, porque cambia con cada router, pero asegúrate de saber como reiniciar el router a su configuración de fábrica o de tener un cable para conectarte directamente por si el canal que has elegido no funciona (aunque no es lo normal).

Última versión de Skype

Si estás usando Skype, comprueba de vez en cuando que estás usando la última versión. A veces, aunque no es normal, crean una versión que tiene algún problema y después hay que actualizarla para resolver el error. Aunque, en teoría, hace las actualizaciones de forma automática (y muchas veces en el peor de los momentos), puedes comprobar si hay alguna versión nueva de la aplicación en el menú del Skype, en la opción:
Ayuda->comprobar actualización.

¿De quién es el problema?

Hablando de Skype, cuando estás en una llamada, verás un símbolo como este:

Si está en amarillo o rojo, significa que hay algún problema. Haciendo clic en dicho símbolo podrás obtener información sobre los problemas de conexión y quién de los dos (en teoría) los está provocando. No es muy fiable, pero a veces es un buen indicador.

Con esto, por hoy, creo que es suficiente. Hay muchos más problemas que nos pueden salir durante las clases relacionados (o no) con la conexión a Internet. Te propongo que me hagas llegar los que alguna vez te ocurren o tuviste para poderlos explicar en otro artículo. Puedes escribirlos en los comentarios, mandarme un email o usar el formulario de contacto de esta página.

¡Comparte!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestShare on VK

Leave a Reply

avatar
wpDiscuz