¿Por qué usar Google Drive para tus clases online?

Quien me conoce un poco sabe que soy un gran seguidor de lo productos de Google. Eso no quiere decir que me gusten todos ni que piense que son perfectos, porque no lo son. Pero, sí es cierto que los considero en general muy prácticos y Google Drive no es una excepción. Más aún para las clases online. El día en que me di cuenta de que podía usar estas herramientas para mis clases, me cambió la vida. Vale, exageré un poco, pero lo cierto es que la forma de dar las clases se hizo mucho más práctica y dinámica. Así pues, déjame que te de algunas razones por las cuales deberías usar Google Drive en tu trabajo como profesor online de idiomas. Sé que va a parecer un artículo casi publicitario de este producto, pero qué quieres… ¡me gusta tanto!

Es colaborativo

Por supuesto, esta es la principal ventaja de usar esta herramienta. Puedes crear documentos o carpetas y compartirlas con quien quieras, dejarles editar o simplemente leer lo que has preparado. Google Docs es el alma de la mayoría de mis clases. Funciona de “pizarra”, libro del profesor (este documento no lo comparto con el alumno), cuaderno de ejercicios o como cuaderno compartido con el alumno. Si quieres saber más sobre el uso de Google Docs en las clases, no sé a que esperas para bajarte el libro gratis en esta misma página donde encontrarás mucha más información ;).

Además, para aquellos que buscan algo más parecido a una pizarra real, tienen Google Drawings/Dibujos de Google. Sinceramente, yo no lo uso nunca, pero si te gustan las pizarras online, es una buena alternativa para usarla durante tus clases.

Tus clases son online, ¿por qué debería estar tu material en papel?

Aunque es verdad que a la mayoría nos resulta más cómodo leer en un papel que en la pantalla de un ordenador, lo cierto es que tus clases son en Internet y, por tanto, va a ser mucho más práctico tener todo tu material online para así poderlo usar en cualquier momento y en cualquier lugar. Incluso durante la clase en el momento en que necesitas improvisar una explicación. Además, para quien le importe, el ahorro en papel e impresiones resulta mucho más ecológico.

Organización de tu material

Puedes organizar todo tu material prácticamente como quieras. Para comenzar, lo puedes distribuir en un sistema de carpetas y subcarpetas que crees a tu gusto, por ejemplo dividiendo el material por niveles, tipo (gramática, vocabulario, etc.). También tienes la oportunidad de usar la descripción de cada documento como si fueran etiquetas/tags, de forma que si en la descripción de un documento pones #A2 #gramática #conjugación #futuro, cuando quieras encontrar algún material que trate sobre esos temas, el buscador del Google Drive te guiará sin problemas hacia el documento adecuado.

Para llegar hasta la descripción del documento (que esta algo escondida, para ser sincero) hay que ir a la carpeta donde está el documento, seleccionar el documento (sin abrirlo) y a la derecha aparecerá la doble columna “detalles|actividad”. Si no aparece, arriba a la derecha tienes un botón que es una “i” rodeada de un circulo para hacer aparecer dicha doble columna. En la columna “detalles”, al final del todo, tienes la opción “añadir descripción” que es donde puedes añadir las etiquetas.

Accesible desde casi cualquier dispositivo

Google Drive es accesible desde ordenadores, tablets o teléfonos. Basta tener una conexión de Internet y ahí lo tienes. De hecho, si usas Chrome como navegar, también podrás disponer de tus contenidos offline, si así se lo indicas. Muy útil cuando queremos preparar una clase, por ejemplo, y no tenemos o no queremos usar Internet.

Es 100% gratuito

Aunque tiene una opción de pago, ni la he usado ni la he necesitado ni creo que vaya a usarla nunca. Dicha opción es básicamente para conseguir más espacio que los 15gb que ya tienes gratis. Pero, sinceramente, si necesitas más que ese espacio, algo estás haciendo mal. Ten en cuenta que ningún documento creado con las aplicaciones propias de Google Drive (Documentos, Dibujos, Presentaciones, etc.) cuenta para esos 15gb, solo cuenta lo externo. Por ejemplo pdf, documentos de Word o imágenes. Así que puedes llenar tu Google Drive con miles de enormes documentos creados con Google Docs y tu espacio disponible continuará siendo 15gb.

No lo vas a perder (en teoría)

Si tienes todos tus documentos y materiales en el disco duro de tu ordenador o en papel, se pueden perder o malograr. En el peor de los casos lo puedes perder absolutamente todo de una vez. En teoría (y vuelvo a repetir: en teoría), esto no te va a ocurrir si tienes los materiales en Google Drive. Pero, en el peor de los casos, siempre puedes tener una copia de seguridad de todo ese contenido que tienes en tu cuenta de Google Drive usando el aplicativo para desktop/escritorio que te permite precisamente tener sincronizados tu cuenta en Internet con tu disco duro. Esta aplicación está disponible para Windows y Mac, en un formato algo diferente también para Android e iOS. Para Linux hay versiones hechas por terceros.

En fin, no sé a ti, pero a mí me parecen razones de sobra para comenzar a usar Google Drive o hacerlo más en serio.  Es casi todo ventajas y, más aún, para los profes online, aunque no solo para estos.

¡Comparte!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestShare on VK

Leave a Reply

avatar
wpDiscuz