Cómo conseguir alumnos

Quise titular este artículo “Cómo conseguir alumnos (marketing para profesores de idiomas online)”, pero sí, lo sé. A algunos les da pánico tan solo el hecho de escuchar o leer la palabra marketing. Lo primero que nos viene a la cabeza es un vendedor de enciclopedias, un anuncio de Coca-Cola o un gasto desmedido. Sin embargo, en realidad es de lo que se trata: de marketing, de publicitar nuestras clases para conseguir nuevos alumnos. Lo que voy a tratar de hacer ahora es contarte algunos consejos muy básicos sobre cómo conseguir alumnos con la intención de que, después, desarrolles las ideas por ti mismo.

No gastar ni un céntimo

En serio, no es necesario gastar ni un solo céntimo en anuncios en Facebook o en Google para conseguir alumnos. Esto no quiere decir que no lo puedas hacer. Según la intención de esa inversión puede ser un buen gasto, pero recuerda que estás comenzando. Guy Kawasaki comenta en su libro “El arte de empezar”, que trata sobre start-ups, que “como start-up no tendrás dinero suficiente para alcanzar una masa crítica mediante publicidad y promoción.” Es un consejo que sirve para cuando estás comenzando, pero también para cuando tengas bastantes alumnos porque nuestra profesión no se caracteriza por ganar miles y miles de euros en poco tiempo para poder gastarlos en publicidad. Pagar por anuncios en las redes sociales puede atraer a tu página cierto número de personas, pero probablemente va a ser tan pequeño que no va a merecer la pena el esfuerzo.

Ten una central de información

Muchos profesores tienen una página de Facebook, un canal de YouTube, cuentas en mil redes sociales, pero ningún lugar donde centralizar la información previa que quieren ofrecer a sus alumnos futuribles. Esto no siempre es necesario. Los hay a quien con solo un canal de YouTube (de éxito) les es suficiente para dar toda la información que un futuro estudiante precisa para comenzar a tener clases con dicho profesor. Sergi Martin nos los explicaba así en la serie Experiencia. Pero, la verdad es que estos son, probablemente, casos excepcionales. Es bueno que, sobre todo si estás comenzando, tengas una página web donde ofrezcas información sobre tus clases, sobre ti, una forma de contacto, un contrato con el alumno, una forma de hacer reservas, etc.

Crear contenido de valor

El principal error de muchos profesores es crear una página web con la información necesaria y sentarse a esperar a que aparezcan alumnos. Esto no funciona así y es tan ridículamente optimista como abrir una tienda con excelentes producto, pero en un callejón oscuro y lejano a todo y esperar que se llene de clientes potenciales porque sí. A medio o largo plazo la mejor forma de atraer clientes/alumnos es ofreciendo contenido de valor.

¿Qué es contenido de valor? Algo que ayude a tus futuros alumnos a conocer algo más del idioma de forma totalmente gratuita y desinteresada. Una infografía sobre falsos amigos, un artículo con una explicación gramatical, unas actividades online creadas por ti en Didaski (¡Uy!, perdón se me ha escapado la publicidad ;)). Hay muchas cosas que puedes ofrecer, pero si no tienes imaginación suficiente, echa un vistazo a lo que tus colegas comparten en las redes sociales.

Eso sí, como seguramente ya sabrás, hay muchos profes compartiendo contenido de valor, por lo que es bueno que intentes ser algo original e inventarte formas de compartir perlas del idioma que enseñas diferentes a las normales. Esto te hará diferente y destacable a los ojos de los estudiantes.

Divulgar tu contenido

Obviamente, una vez que tengamos un contenido creado lo tendremos que divulgar en las redes sociales de turno. Para ello, déjame darte un par de consejos que pienso que puedes ser útiles:

  • Sé educado. Si por ejemplo vas a compartir tus contenidos en grupos de Facebook administrados por otras personas, averigua primero si las normas de ese grupo te lo permiten. Como administrador del grupo de profesores de idiomas online en Facebook, te aseguro que no es nada divertido tener que eliminar publicaciones del grupo.
  • No seas repetitivo. Compartir el mismo contenido en tu misma cuenta de red social (tu página de Facebook, tu cuenta de Instagram, etc.), cada pocos días puede cansar a quien tenga la mala suerte de toparse siempre con dicho contenido y es la mejor forma de perder un seguidor. Dicen que la excepción es Twitter, donde no estaría tan mal visto repetir el mismo mensaje. A mí me parece igual de aburrido, pero si lo vas a hacer al menos escribe mensajes ligeramente diferentes cada vez que divulgues el contenido.
  • No seas tímido. No pienses que la gente se va a tomar a mal que les compartas tus creaciones. En general, si es en los lugares adecuados y las normas lo permiten, la gente agradece ver cosas nuevas y diferentes. Piensa que si tu no lo haces porque te parece que estás siendo muy comercial, va a haber otros 100 profesores que si lo hagan.
  • Prepárate para los comentarios negativos. Con los primeros artículos que escribí tenía cierto miedo a las críticas negativas. Lo cierto es que si creas un contenido de valor, van a ser muchos más los comentarios positivos que los negativos y, según lo que compartas, va a haber total ausencia de comentarios negativos. Aun así piensa que hay gente para todo y los hay incluso a quienes les gusta perder el tiempo en intentar humillar a otras personas. Entiéndelo como parte del trabajo y no entres al trapo. No merece la pena. Trata, eso sí, de corregir los detalles sobre los que te hagan críticas positivas, esas las debes aceptar igual que tus alumnos aceptan tus correcciones cuando dicen algo errado.
Usar las redes sociales como un profesional

Dad la bienvenida al uso de las redes sociales como herramienta profesional y no como pasatiempo personal. Cambia tu forma de interactuar con ellas. Cuando sea posible ten un perfil para tu actividad personal y otro para la profesional. Cuando actúes como profesional, sé diplomático, interactúa con tus alumnos y también con los que aún no lo son, no compartas sin más: añade una pequeña introducción a lo que estés divulgando, sé agradecido cuando te comenten algo. Estás vendiendo un producto, tus clases, y tú eres su vendedor y su imagen de marca. Si haces algo mal, estás transmitiendo esa negatividad a tu producto. Si no haces algo cuando alguien espera una reacción, se pueden sentir ignorados.

Un error muy típico es compartir exclusivamente contenido propio demasiado publicitario.  Si todo lo que compartes lleva el mensaje de comprar tu producto, de reservas tus clases o de ir a una página de venta vas a parecerte a aquellos vendedores de coches de la televisión americana que solo están interesados en tu cartera y no en ofrecerte un buen servicio. La gente no es tonta, saben que les estás vendiendo algo, pero no les gusta que se lo recuerdes continuamente. Piensa, por ejemplo, cuando vas al supermercado y te ofrecen degustar una marca de queso. Sabes que lo hacen para que lo termines comprando, pero no sientes una agresiva campaña de marketing cayendo sobre tu conciencia (aunque lo sea).

Usa Google Analitycs o equivalente

Si te atreves con algo más técnico, te recomiendo que uses las estadísticas de visitantes de tu página web o de Facebook que puedes obtener con los recursos correspondientes. ¿Para qué? Para tener una visión más exacta de las personas que están interesadas en lo que ofreces. Por ejemplo, si eres profesor de español y observas que la mayoría de visitantes a tu página son de Estados Unidos, puedes preparar más contenido para hablantes de inglés. Si ves que son muchos visitantes muy jóvenes, quizás no sea una idea muy útil compartir un artículo sobre el funcionamiento de los asilos.

Por otro lado, estas estadísticas también van a servir para saber a qué horas y qué días son más populares las visitas a tus contenidos. Esto evitará que divulgues tu último artículo un sábado por la mañana porque viste que en ese momento nadie visita tu página (si fuera el caso). No te fíes de los horarios que recomiendan los supuestos expertos en redes sociales. Cada caso es diferente y puede que tu contenido sea más atractivo para ser leído por la noche en la tranquilidad de un hogar o quizás durante el viaje de ida o vuelta al trabajo en el tren mientras leen en el teléfono móvil.

 

Se puede escribir largo y tendido sobre técnicas para conseguir alumnos. Algunas complementarias y otras totalmente diferentes. Pero, creo que con lo que te he contado tienes más que de sobra para comenzar a pensar en lo que puedes hacer y tienes trabajo como para regalar. Al fin y al cabo, nadie dijo que conseguir alumnos sea fácil ;).

 

(14 votes, average: 3,86 out of 5)
Cargando…

4 Replies to “Cómo conseguir alumnos”

  1. Muy buen post, Óscar! Me han encantado las sugerencias, sobre todo las que hacen referencia a las redes sociales y los grupos, porque tienes mucha autoridad moral para hablar sobre eso.

    Gestionas un grupo en Facebook de manera que todos se sienten muy cómodos y hay un compañerismo y una buena onda excepcional; todo eso gracias a la eficiente moderación que haces y la forma de llevar el grupo.

    Te sugiero escribir más sobre eso, porque hay allí un talento que a lo mejor tú no te das cuenta porque es natural en ti, pero que a muchos nos gustaría desarrollar. Me gustaría saber, por ejemplo, cómo decidiste crear el grupo, qué te motivó, cómo te organizas para gestionarlo, y esas cosas 😀

    1. Óscar Ortega Óscar Ortega dice: Responder

      Beatriz, un millón de gracias por tu comentario. Mi sonrojo va a durar un tiempo en desaparecer ;). La verdad es que no se me había ocurrido hablar sobre gestión de grupos porque yo sigo considerándome un principiante. Ahí está Daniel Hernandez y sus compañeros de profedeele.com gestionando un grupo de 30.000 profes, ¡ni más ni menos! Y ni comento los grupos de habla inglesa con casi 100.000 profesores en su haber. Una barbaridad. Los casi 3000 que formamos el grupo de profes online se queda pequeñito a su lado. Aunque he de admitir que con toda la humildad del mundo estoy muy feliz de su funcionamiento. Efectivamente, es un grupo activo, pero tranquilo, centrado y muy cooperaivo. Algún día contaré algo sobre todo esto, sí. Puede dar para una historia divertida ;). Gracias de nuevo por tus palabras Beatriz.

  2. Fantásticas recomendaciones Óscar. Algunas ya las tenía en cuenta pero me ha hecho pensar que no debo relajarme, a pesar de que el tiempo, o mejor dicho la falta de tiempo, es el enemigo de este tipo de actuaciones, sobre todo para quienes nos dedicamos casi al 100 % a nuestras clases y preparación de las mismas.
    Mil gracias por aportarnos siempre contenido de valor y abrirnos los ojos continuamente.

    1. Óscar Ortega Óscar Ortega dice: Responder

      ¡Cierto! la falta de tiempo no nos permite desarrollar todo lo que queremos hacer. Pero bueno, al final tenemos que aprender a organizarnos ;). Gracias Anabel.

Deja un comentario